Tarta de manzanas y ricota

Porciones: 10

INGREDIENTES
Masa integral de tarta
125gramos de manteca fría
2 cucharadas de azúcar rubio
1 huevo
3 cucharadas de licor de limón (limoncillo u otro a gusto)
½ taza de harina (60gramos)
50gramos de avena
1 taza de harina integral (120gramos)
1 cucharadita de polvo de hornear (levadura química, leudante)
Pizca de sal

Relleno
2 manzanas grandes
1 cucharada de jugo de limón
3 huevos
¾ taza de azúcar (150gramos)
½ kg de ricota
200gramos de crema de almendras (Nutella)
50gramos de pasas de arándanos
Azúcar para espolvorear

PREPRACIÓN
Poner en el vaso del procesador la harina, la avena, la harina integral, el polvo de hornear, la sal, los huevos, el licor, la mantequilla cortada en cubos y el azúcar rubio.

Procesar hasta formar una masa.

Volcarla sobre el fondo del molde y esparcirla por todo el fondo con las manos un poco húmedas.

Utilizar un molde cuadrado sin enmantecar de 20×20 o circular de 22 o 24cm.
Llevar a la heladera mientras se prepara el relleno.

Relleno. Colocar en el vaso del procesador la ricota, la crema de almendras, los huevos, el licor y el azúcar.
Procesar hasta formar una preparación homogénea.
Agregarle las pasas de arándanos. Reservar.

Pelar las manzanas, retirarles las semillas y cortarlas en láminas finas.
Rociarlas con el jugo de limón.

Retirar el molde con la masa y forrar el fondo con la mitad de la manzana.
Espolvorearle un poco de azúcar.

Verter el relleno y cubrir toda la superficie con el resto de la manzana.
Espolvorear con azúcar y llevar a cocinar en un horno moderado de 180º durante 45 o 50 minutos o hasta que al pinchar el centro con un palito de brochette éste salga húmedo pero sin nada adherido.
Retirar, dejar enfriar y desmoldar sobre rejilla.
Se sirve fría acompañada con un copo de crema de leche batida (nata) sin azúcar.