Tarta de ricota, manzanas, chips de chocolate y crumble de nueces

Esta tarta es especial porque la misma tiene características distintas al saborearla. Una masa crocante, un relleno cremoso y una terminación crocante que le da el crumble de nueces y los trozos de chocolate. Todo un conjunto armónico y delicioso adecuado para las fiestas de Pascuas.

Porciones: 16

INGREDIENTES
Masa
3 y ¼ tazas de harina (400gramos)
3 cucharaditas de polvo de hornear
Pizca de sal
½ taza de azúcar (100gramos)
150gramos de manteca (mantequilla)
2 huevos
3 cucharadas de licor de naranja
Leche para terminar de unir la masa

Relleno
600gramos de ricota
200gramos de mermelada liviana de manzana
2 cucharadas de jalea de membrillo o manzana
1 huevo
1 cucharada de manteca (mantequilla)
Jugo de 1 mandarina
½ taza de azúcar (100gramos)
150gramos de chocolate picado

Crumble de nueces
75gramos de manteca pomada (mantequilla)
125gramos de avena
50gramos de azúcar rubia
50gramos de nueces picadas

PREPARACION
Masa. Poner en el vaso del procesador, la harina cernida con el polvo de hornear y la sal.
Agregarle la manteca pomada, el azúcar, los huevos y el licor.
Procesar agregándole pequeños chorros de leche hasta que se una todo y se forme una masa.
Dejar en la heladera dentro del bol hasta que la masa esté bien fría y firme.

Relleno. Poner en el vaso del procesador, la ricota, la mermelada de manzana, la jalea, el azúcar, el huevo, la mantequilla y el jugo de mandarina.

Procesar hasta que esté todo homogeneizado.
Retirar del vaso y añadir el chocolate picado y las nueces un poco picadas (no demasiado).
Poner en un tazón la avena, el azúcar rubia y la manteca pomada.

Mezclar hasta que esté todo amalamado.
Agregarle las nueces picadas.

Armado de la tarta. Estirar la tres cuarta parte de la masa.
El resto de la masa se pone en el congelador un rato y se forra una tartera previamente enmantecada y enharinada.
Verter el relleno en la tartera y esparcir el crumble por encima.
Con el resto de la masa una vez fría y bien firme se corta en cubitos y se esparce por encima del relleno.

Cocción de la tarta. Se lleva a horno suave 170º y se deja cocinar lento durante 45 o 50 minutos o hasta que se note que la masa está bien cocida y dorada.
Se retira del horno y se deja enfriar para luego desmoldar y llevar a la heladera.

Esta tarta es más sabrosa si se come bien fría.
Terminar de decorar con figuras de chocolate que se colocan sobre la torta.