Saltar al contenido

Gelatina de mosaico – Una receta que no falla

gelatina de mosaico

Gelatina de mosaico – Una receta que no falla
5 (100%) 1 vote[s]

Si buscas un postre sin demasiadas complicaciones, y que se vea muy lindo en la mesa, sin dudas tienes que hacer esta gelatina de mosaico.


Porciones: 8



 

INGREDIENTES

  • 1 caja de gelatina de frutillas (fresas) de 8 porciones
  • 2 tazas de leche (500cc)
  • 1 caja de gelatina de cerezas de 8 porciones
  • 2 tazas de crema de leche (nata) (500cc)
  • 1 taza de azúcar (200 gramos)
  • 4 cucharadas de gelatina sin sabor (28 gramos)
  • 1 caja de gelatina de naranja de 8 porciones
  • 3/4 taza de agua (180cc)
  • 1 cucharadita de vainilla

 

PREPARACIÓN


Las indicaciones que trae el envase de la gelatina de 8 porciones, dice emplear 4 tazas de agua (1 litro o 1000cc).
Pero para hacer la gelatina de mosaico se debe usar 2 y ½ tazas de agua por cada caja.
Menor cantidad de agua hace que podamos obtener cubos que sean más consistentes y lograr ese efecto mosaico tan especial sin que se estropee.

Disolvemos el polvo de gelatina de frutillas en 1 y ¼ taza de agua hirviendo.
Mezclar bien el polvo hasta que esté disuelto en el agua.
Agregar 1 y ¼ taza de agua helada mezclando.
Volcar esta preparación sobre un molde cuadrado o rectangular, previamente aceitado.
El alto de la gelatina deberá quedar de aproximadamente 2 cm de espesor.
Llevar al refrigerador y dejar unas horas para que el proceso de coagulado de la gelatina se haga bien.

De la misma forma se prepara la gelatina de cerezas y de naranja.
Se colocan en recipientes distintos que tengan el mismo espesor que la anterior.
Se lleva al refrigerador igual que la de frutillas.


Una vez que la gelatina se solidificó y transcurrieron las horas especificadas se elabora la gelatina de leche.

Poner en un recipiente chico el agua.
Espolvorear los 4 sobres de gelatina sin sabor y batir hasta mezclar.
Dejar unos minutos que se hidrate.
Luego llevar a baño María o al microondas unos segundos para que la gelatina se diluya.

Poner la leche en una cacerola.
Agregar el azúcar y llevar al fuego.
Revolver hasta que el azúcar se disuelva.
Retirar la leche del fuego y agregar la gelatina diluida.
Mezclar y dejar hasta que enfríe bastante.



Mientras aceitar un molde siliconado, circular de 20 o 22 cm de diámetro o el que dispongas.
Retirar las gelatinas del refrigerador y cortarlas en líneas verticales y luego horizontales para formar los cubos (que no deben ser pequeños). Por ejemplo 3×3 cm.
Con una espátula se despegan del fondo y se colocan en un recipiente grande.

Se vuelcan en el mismo recipiente, todos los cubos de distintos colores.
Con las manos mojadas se mezclan los cubos para que queden bien mezclados los colores.

Con la palma de la mano (siempre humedecidas) se van recogiendo los cubos de gelatina y se va llenando el molde. El molde debe quedar completamente lleno de cubos de gelatina de distintos colores.

Armado de la gelatina de mosaico

Una vez que la leche bajó su temperatura se le agrega la crema de leche, mezclando.

Inmediatamente se vuelca la mezcla de leche y crema sobre los cubos de gelatina, despacio mientras se va girando el molde hasta llenarlo.
Una vez lleno, se toma el molde con las manos y se golpea suavemente para eliminar las burbujas de aire que se pudieron haber formado.

Se deja en el refrigerador si es posible de un día para otro.

Utilizando moldes de silicona se desmolda fácilmente sin dificultad.
Si se usa un molde común (siempre aceitado) y cuesta desmoldar, se introduce rápidamente en agua caliente y se desmolda de inmediato.

La gelatina de mosaico es un postre que se debe mantener en la heladera.


Mostrar botones
Comparte en Facebook
Compartir en Pinterest
Ocultar botones