Saltar al contenido

Cheesecake de arándanos (blueberry)

cheesecake de arandanos


cheesecake de arandanosPorciones: 8

INGREDIENTES
Masa
½ taza de azúcar impalpable (glas, pulverizada)
100gramos de mantequilla a punto pomada
1 yema
1 taza de harina leudante
Pizca de sal
2 cucharadas de ralladura de piel de naranja
2 cucharadas de cacao amargo

Relleno
1 taza de azúcar (200gramos)
300gramos de queso crema Philadelphia (u otro de buena calidad)
300gramos de ricota fresca y cremosa
1 taza de crema de leche (nata) (250cc)
6 huevos
1 cucharada de almidón de maíz (fécula, espesante)
Jugo de 1 naranja
2 cucharadas de ralladura de piel de naranja
300gramos de arándanos

Para cubrir
1 taza de mermelada de arándanos

PREPARACIÓN
Masa. Colocar en el bol del procesador el azúcar impalpable, la mantequilla, la yema, la harina leudante, la sal, el cacao amargo y la ralladura de naranja.

Procesar hasta formar una masa.

Volcar sobre la mesa y terminar de unirla ayudándose con un poco de harina.
Formar un bollo, envolverlo en papel film o nailon.
Dejarlo en el refrigerador hasta que la masa esté bien firme.
Estirarla como para forrar el fondo de una tartera desmontable de 22 o 24cm de diámetro. Pincharla con un tenedor.

Llevar a un horno suave de 165º.
Precocinarla durante 10 minutos, retirarla y reservarla.

 

Relleno

Batir el azúcar, el queso crema y la ricota hasta que esté cremosa.
Agregarle de a uno los huevos.

Aparte, disolver el almidón de maíz con el jugo de naranja.
Agregárselo a la preparación anterior mezclando.
Añadir la crema de leche y la ralladura de naranja.

Mezclar todo.

 

Armado de la cheesecake

Tomar el molde donde se encuentra la masa cocida y forrar toda la parte externa con papel aluminio.

El molde debe quedar bien forrado para evitar que durante la cocción se escurra algo del relleno.

Verter sobre la masa la crema preparada y esparcirle los arándanos frescos.
Cocinarla a Baño María en un horno precalentado a 170º durante 50 minutos o hasta que los bordes estén coagulados y la parte del centro no esté demasiado firme.

Apagar el fuego y dejar que la cheesecake tome temperatura ambiente sin retirarla.
Luego llevarla al refrigerador toda una noche o 12 horas y recién desmoldarla.

 

Para decorar

Utilizar mermelada de arándanos con la fruta entera. Calentarla, dejarla enfriar hasta que tome la consistencia como para esparcirla.

Verterla sobre la cheesecake en forma decorativa.

 


Mostrar botones
Comparte en Facebook
Compartir en Pinterest
Ocultar botones