Tarta de Santiago de Compostela

La Tarta de Santiago tiene su origen en Santiago de Compostela y se acostumbra e a prepararla cerca de la fecha en que se festeja el día de Santiago Apóstol, el 25 de julio hasta unos días después

Santiago de Compostela es la capital de Galicia, siendo esta tarta de tradición gallega.
Santiago de Compostela pertenece a la provincia de La Coruña
Hoy día, todos los comercios dedicados a la venta de pastelería, y que están instalados por el Camino de Santiago, desde Roncesvalles o Jaca hasta Santiago de Compostela venden esta tarta.
Sobre todo en el mes de julio y la primera semana de agosto. El motivo es el festejo de Santiago Apóstol como dijimos anteriormente.
Se caracteriza por llevar almendras, azúcar y huevos como ingredientes principales y una vez pronta, se apoya la Cruz de Santiago, se espolvorea con azúcar impalpable (glas, pulverizada, azúcar fino) toda la torta menos donde se apoya la plantilla de la Cruz de Santiago y una vez espolvoreada se retira de la torta la plantilla de la Cruz, destacándose en forma bien clara y definida la Cruz.
La costumbre de terminar de decorar esta tarta así, proviene del año 1924.
Es elaborada con almendras pulverizadas, huevo y azúcar en partes iguales y como suele suceder en todas las recetas hay ingredientes que varían en su elaboración. Pero básicamente esta tarta de la Cruz de Santiago se elabora así. Donde el polvo de almendras y los huevos agregados equilibradamente le da ese aroma tan particular y característico que quien la conoce la reconoce enseguida por él.

Porciones: 6 u 8

INGREDIENTES
500gramos de almendras peladas y molidas
500gramos de azúcar (2 y ½ tazas)
8 claras
8 yemas
Ralladura de piel de 1 limón
Canela
Azúcar impalpable (glas, pulverizada, fina) cantidad necesaria

PREPARACION
Poner en el bol de la batidora, las claras con dos cucharadas de azúcar.
Batir hasta que hayan duplicado su tamaño.
Continuar con el batido agregando el azúcar restante desde lo alto y de a poco para no bajar el batido.

Una vez que el merengue esté bien consistente y firme, añadir de a una las yemas siempre batiendo.
Retirar de la batidora e incorporar las almendras previamente procesadas hasta formar un polvo.
La ralladura de limón, canela a gusto.
Todo esto se incorpora mezclando con movimientos envolventes y lentos.

Untar con manteca y espolvorear con harina un molde redondo de 24cm de diámetro y verter la mezcla.
Llevar a un horno suave 165º y dejar que se cocina lento durante 45 o 50 minutos.

Una vez cocida, esperar unos minutos y luego desmoldar sobre una fuente.
Colocar la plantilla de la Cruz de Santiago y espolvorear toda la superficie con abundante azúcar fino.

Al retirar la plantilla se destacará la Cruz en forma bien notoria sobre el blanco del azúcar.