Mousse delicia de frutillas o fresas

La mousse presentada como postre siempre no deja bien. Esta preparación aireada y con ingredientes nobles se combinan muy bien dejando al postre con finura y cremosidad. Cualquiera sea el gusto que elijamos para nuestra mousse. Hoy hemos preferido una mousse de frutillas (fresas) por su colorido tan especial, por la frescura de esta fruta y porque es aceptada por todos con alegría.

Porciones: 12

INGREDIENTES
1 taza de azúcar (200gramos)
4 claras
2 sobres de gelatina sin sabor (cada sobre 7grs, 14grs en total)
½ vaso de vino dulce
½ kg de frutillas o fresas
1cdta de esencia de vainilla
1 taza de crema de leche o nata

PREPARACION
Poner las claras en un bol junto con dos cucharadas de azúcar.
Reservar.

Aparte, poner en una cacerola la taza de azúcar y cubrir apenas con agua.

Llevar al fuego y dejar hasta que rompe hervor.
En ese momento comenzamos a batir las claras a puto nieve.
Mientras las claras se están batiendo el almíbar va tomando su punto.
Si tenemos termómetro debe llegar a 118 o 120º.

De lo contrario nos damos cuenta porque la preparación se torna espumosa, más espesa y la superficie se llena de globitos que se van agrupando y estallando y volviéndose a formar.
Este punto se llama punto de hilo fuerte.
Para conocer exactamente el punto del almíbar hacer clic aquí: [articulo:3]

Una vez logrado el punto, retirar del fuego e ir agregándolo en forma de hilo sobre las claras que se continúan batiendo a la misma velocidad.

Una vez terminado de verter el almíbar continuar el batido hasta que las claras queden bien firmes y la preparación tome temperatura ambiente.

Hidratar la gelatina en el vino, una vez hidratada, poner a baño María hasta que esté caliente y bien disuelta, o en microondas durante 30 segundos aproximadamente al 60% de su potencia.

Retirar, enfriar un poco y agregar al batido anterior.

Lavar bien las frutillas o fresas y luego de sacarles el cabito licuarlas y agregarlas al merengue suavemente hasta que se integre todo muy bien.

Batir la crema de leche o nata hasta que esté bien espesa y agregarla a la preparación anterior.
Perfumar con la esencia.

Verter en un molde circular y dejar solidificar en la heladera durante tres o cuatro horas aproximadamente.
Luego desmoldar y decorar con frutillas enteras o cortadas a la mitad.