Saltar al contenido

Bizcocho de naranja

Bizcocho de naranja
4.8 (95%) 16 votes

Hoy aprenderemos cómo hacer una deliciosa torta, con base de bizcocho sabor naranja, rellena con una deliciosa mermelada casera de fresas. La bañaremos con un merengue italiano.

 

MERMELADA DE FRESAS para el relleno.

Verás que este relleno es muy fácil de hacer, y bastará con usar el microondas.

 

INGREDIENTES de la mermelada

1/2Kg de fresas lavadas y sin cabo
2 cucharadas de jugo de limón
400gr de azúcar normal o granulada

 

Macerar las fresas

Colocaremos las fresas en un tazón junto con el jugo de limón y el azúcar, mezclando bien y dejando en la heladera (refrigerador) toda la noche.

 

Cocción de la mermelada

Una vez listo el proceso de macerado,  y de haber pasado toda la noche en el refrigerador, colocaremos las fresas en un micrrondas a potencia máxima por unos 7 minutos. Luego retiramos, mezclamos bien, y aplicamos otros 7 minutos de microondas.

Buscamos un punto de mermelada espesa, ya que la utilizaremos como relleno. Como no todos los hornos microondas son iguales, es posible que notes que el punto aún no se logró, y en ese caso lo colocas unos minutos más.

Dejamos la preparación en el microondas apagado, para que descanse y se enfríe.

Si no tienes microondas no te preocupes, puedes hacer el mismo proceso usando una cacerola que calentarás en tu cocina. Coloca la preparación en la cacerola y añade 1/2 taza de agua. Llévalo a una hornalla con fuego medio, y cada tanto vamos revolviendo para evitar que se nos pase. Deberás estar pendiente del punto, como explicamos antes, buscando que quede espeso.

Ten en cuenta que tomará un tiempo mientras el azúcar se vuelve un almíbar y las fresas se cocinan en él.

Así debería verse la mermelada cuando está lista:

La mermelada debe dejarse enfriar a temperatura ambiente.

Para hacer el BIZCOCHO

INGREDIENTES

600gr de harina floja cernida
6 yemas de huevo
6 claras
400gr de azúcar granulada (normal)
50gr más de azúcar granulada
200gr de margarina (con o sin sal)
4 cucharaditas de bicarbonato de sodio
4 cucharaditas de polvo para hornear
1 cucharadita de cremor tártaro
4 cucharadas de esencia de vainilla
4 cucharadas de ralladura de naranja
500ml (1/2 litro) de jugo de naranja recién exprimido

 

PREPARACION

Sobre la harina ya cernida, cernimos también el bicarbonato y el polvo para hornear. Reservamos.

 

Comenzamos a batir

Colocamos en el recipiente limpio y seco de la batidora el azúcar, la margarina y la ralladura de naranja. Cremamos a velocidad media.

El resultado deberá ser una mezcla muy esponjosa y suave.

Ahora agregaremos las yemas de huevo una a una mientras seguimos batiendo.

 

Incorporamos más ingredientes

Primero que nada, nos aseguraremos de mezclar muy bien la harina, el polvo de hornear y el bicarbonato que ya teníamos cernidos en un recipiente.

Una vez hecho eso, iremos agregando a la preparación que cremamos, los ingredientes secos y el jugo de naranja, pero en forma intercalada. Lo ideal es agregar la harina en 3 partesy el jugo en 2 (es decir, una parte de harina, una de jugo, …. y así intercalando hasta terminar). Solo necesitamos mezclar, así que usaremos la velocidad mínima de la batidora, o bien podemos usar un batidor manual.

Una vez lista la preparación, la reservaremos para más tarde incorporar las claras batidas.

 

Haremos un merengue francés

En el recipiente limpio y seco de la batidora, agregaremos las claras de huevo y el cremor tártaro.

Batiremos a alta velocidad. Cuando veamos que la preparación se note blanca y espumosa, comenzaremos a agregar el azúcar de a poco, en forma de lluvia. Lo ideal sería agregarla en 3 partes, pero sin dejar de batir en ningún momento.

El resultado que buscamos es un merengue con el que logremos picos firmes, lo que facilitará que se integre mejor a la preparación.

La mezcla final

Ahora que tenemos listas las dos preparaciones (la mezcla con la harina por un lado, y el merengue por otro), procederemos a mezclar amabas, de la siguiente forma:

 

Volcaremos la preparación que contiene la harina sobre el merengue. Mezclaremos muy lentamente, en forma envolvente, con mucha delicadeza para evitar que las claras se bajen. Queremos incorporarle la mayor cantidad de aire posible a nuestro pastel.

 

Llevamos la mezcla a los moldes

Prepararemos los moldes para llevar la preparación al horno. Los moldes deben estar enmantecados y enharinados. Los llenaremos solo hasta las 2/3 partes, porque la preparación va a crecer en el horno, y no queremos que se desborde.

Al horno

Llevar a un horno precalentado a 180ºC hasta que estén listos. Esto tomará aproximadamente 30 minutos. Recuerda que siempre puedes comprobar si están listos, introduciendo un palito y revisando si sale seco; en ese caso ya está listo el bizcocho.

Algunos detalles que tenemos que tener en cuenta:

  • Una vez que tenemos la mezcla en los moldes, hay que llevarla rápidamente al horno, porque si la dejamos estacionarse durante un tiempo, se podría bajar.
  • Evitar que los moldes se golpeen contra la mesada, porque eso también provoca que se pierda el aire de la mezcla, y por tanto se baje.

 

Bizcochos listos!

Una vez listos los bizcochos, los dejaremos enfriar unos 10 minutos dentro del molde antes de desmoldar. Con eso evitaremos que se nos rompan al intentar sacarlos.

Desmoldaremos los bizcochos sobre rejillas. Antes de poder utilizarlos necesitaremos que lleguen a temperatura ambiente.

 

Vamos a hacer la cobertura (merengue italiano)

INGREDIENTES

4 claras de huevo
1/2 cucharadita de cremor tártaro
62 ml de agua
200gr de azúcar común o granulada
otros 50gr de azúcar común

 

PREPARACION

Colocamos una cacerola a fuego bajo, e incorporamos el azúcar y el agua (recordemos que el merengue italiano utiliza un almíbar mezclado con las claras).

Cuando la preparación alcance los 117ºC estará en su punto. Si no contamos con un termómetro, tendremos que esperar a ver burbujas grandes y espesas, para comprobar si llegamos al punto de “bolita floja” (tomar un poco del almíbar con una cuchara, soltarlo en una taza con agua, y si podemos manipular el ambíbar con los dedos para formar una bolita suave entonces habremos logrado el punto).

Ahora batiremos las claras junto con el cremor tártaro. El azúcar lo reservaremos para añadirlo en forma de lluvia, en 2 o 3 partes, luego de que las claras hayan montado un poco.

 

Armado del pastel

Opcionalmente, podemos humedecer cada capa del bizocho con un jarabe simple (jaraba hecho con partes iguales de agua y azúcar y llevado al fuego hasta que espese), pero tal vez para algunos esto resulte demasiado dulce en combinación con el relleno de mermelada.

Untaremos cada capa de bizcocho con la mermelada, y las iremos colocando una arriba de la otra.

 

Ahora cubriremos el pastel con el merengue italiano como siguiente paso para nuestra decoración.

 

El toque final de decoración dependerá del gusto de cada uno. En nuestro caso usamos chocolate fundido en una pequeña manga para hacer hilos de chocolate sobre el pastel, y luego colocamos unos copetes de merengue con otra manga, sobre los que apoyamos unas fresas.

 

Como pueden ver, el pastel queda muy agradable a la vista, y además el sabor es excelente! Esperamos que te haya gustado la receta, y que la intentes hacer en casa.

No olvides que las dudas que te puedan surgir en el proceso nos las puedes consultar en el formulario que aparece en esta misma página (a un lado si estás en una computadora, o abajo si estás en un teléfono).