Saltar al contenido

Zapallo criollo (calabaza, auyama) en almíbar



Califica la receta

Los mejores zapallos se encuentran a mediado de otoño. Fecha ideal para hacer esta receta.

INGREDIENTES
2kg de zapallo (curcubita, auyama, calabaza) pelado y cortado en cubos
50 gramos de cal (viene en polvo y se compra en droguerías o comercios de venta de artículos de repostería)
Agua cantidad necesaria

Almíbar
2 y ¼ litros de agua (2250cc)
1 y 3/4 kg de azúcar (1750 gramos)
Cáscara de una naranja (solo la parte naranja sin que tenga adherido la parte blanca de la naranja)
Clavo de olor a gusto (pueden ser 4 o 5 clavos de olor)

PREPARACIÓN
Esta preparación puede hacerse con zapallo criollo, calabaza o cabutiá.

Se coloca en un recipiente, el zapallo cortado en cubos.
Se cubre el zapallo con agua y la cal, previamente mezclados.
Se deja 2 horas.

Nos damos cuenta que está pronto cuando al introducir la uña en el zapallo notamos cierta resistencia y la superficie está áspera.
La cal forma una capa.

Lavar el zapallo en varias aguas dos o tres veces.

Almíbar. Poner en una cacerola grande el agua, el azúcar y los clavos de olor.
Llevar al fuego y cuando levante hervor dejar 5 minutos y agregar el zapallo cortado.

Dejar hervir a fuego muy lento para que no se consuma el almíbar.
Están prontos cuando los trozos de zapallo quedan transparentes, vidriosos, tiernos y de color ámbar, y el almíbar semi espeso.

Para mantenerlos en la heladera. Dejar enfriar, colocar el zapallo en un bollón de vidrio y cubrirlo con el almíbar, retirándole el clavo de olor.
En el refrigerador puede durar 1 mes.

Si se guarda en bollones esterilizados y se esteriliza 15 o 20 minutos pueden durar años sin abrir.
Una vez abiertos se conservan en heladera durante 15 días.

Cómo se esterilizan los frascos. Se ponen los frascos en una olla grande, cubiertos con agua fría.
Se llevan al fuego y se dejan hasta que el agua rompe hervor.
Se apaga el fuego y se dejan ahí hasta que el agua se enfríe.

Para esterilizar frascos con el producto dentro.
Se llenan los frascos con el producto hasta el cuello del frasco.
Debe quedar aproximadamente 2 cm de espacio entre el contenido y la tapa para que se produzca mejor el vacío.
Asegurarse que el borde del frasco esté completamente limpio y seco.
Para limpiarlo se moja un algodón o gasa en alcohol y se le pasa a todo el borde.

Si el borde no estuviese bien limpio la goma que tiene la tapa no se adhiere y el producto al estar mal cerrado se descompone rápido.

Para esterilizar el producto final se cierra el frasco y se coloca en una olla.
Se cubre con agua. Se lleva a fuego suave y se deja hervir durante 15 minutos.
Se sacan los frascos del agua hirviendo y se colocan sobre un paño o madera lejos de corrientes de aire.
Se dejan enfriar.


Mostrar botones
Comparte en Facebook
Compartir en Pinterest
Ocultar botones