Saltar al contenido

Tocino del cielo

Tocino del cielo
Califica la receta

El tocino del cielo es un postre que se elabora con yemas de huevo y almíbar. Se caracteriza por su intenso color amarillo, color que es dado por la cantidad de yemas que se emplea. Según la historia su origen se ubica en Jerez de la Frontera hace 500 años.

 

tocino del cieloY fue creado por las monjas del Convento de Espíritu Santo de Jerez de la Frontera. El motivo es que se empleaban muchas claras de huevo en la clarificación del vino y las yemas que sobraban eran donadas al convento de monjas. Éstas para aprovecharlas se ingeniaron en crear este postre y su nombre [Tocino del cielo] se relaciona a su vista, a su textura y a su origen religioso. Es uno de los postres más representativos de la repostería española.
Hoy día es el postre típico de Andalucía, y por supuesto mantiene su vigencia en el lugar de origen Jerez de la Frontera.

 

INGREDIENTES

Glucosa cantidad necesaria
11 yemas
1 huevo
1 y ¼ tazas de azúcar (250gramos)
1 chaucha o vaina de vainilla

Chaucha o vaina de vainilla
Chaucha o vaina de vainilla

Para decorar
Higos, cerezas en almíbar
Crema de leche (nata)

 

PREPARACION

Se pone unas cucharadas de glucosa en un recipiente que se pueda llevar a baño María.
Una vez que la glucosa se licua a baño María se unta él o los moldes para tocinitos del cielo ayudándose con un pincel.

Se puede hacer uno en un molde de flan o en varios moldes individuales en los apropiados para tocino del cielo.

Se ponen las yemas en un recipiente junto con el huevo.
Se baten con batidor de mano hasta que estén bien unidas y la preparación quede homogénea.

Aparte, se coloca en una cacerola el azúcar y se le agrega 2 o 3 cucharadas de agua, lo suficiente como para mojar el azúcar.
Se agrega la chaucha de vainilla.
Se lleva a fuego hasta que tome punto de hilo flojo.

Para conocer bien este punto hacer clic aquí: Puntos del almibar

Cuando toma este punto se vuelca en forma de hilo sobre las yemas, mientras tanto se va revolviendo rápidamente para que las yemas no se cocinen.

Se cuela la preparación.

Se reparte la preparación en el molde o moldes untados con glucosa.
Se lleva a baño María con el agua caliente y se cocinan a fuego moderado 170º suavemente durante 40 minutos o hasta que al introducir la punta de un cuchillo en el centro, éste salga sin nada adherido.

Se retira y se deja enfriar bien antes de desmoldar.
Se decoran con la fruta abrillantada (higos cortados o cerezas) y crema batida sin azúcar.