Saltar al contenido

Postre de gelatina de colores

grenetina de colores

Mira qué delicia este postre de grenetina de colores. Bueno, grenetina o gelatina, según en qué parte del mundo estes 🙂

Porciones: 8

INGREDIENTES
1 caja de gelatina de cerezas de 4 porciones
1 caja de gelatina de manzana de 4 porciones
1 caja de gelatina de duraznos de 4 porciones
1 caja de gelatina de frutillas (fresas) de 4 porciones
3 cucharadas de gelatina sin sabor (21 gramos)
½ taza de agua
2 tazas de leche (500cc)
½ taza de azúcar (100 gramos)
1 kiwi pelado y cortado en rodajas

PREPARACIÓN
Como preparar gelatina de cerezas. Se utiliza en todos las gelatinas menos cantidad de agua que lo que indica el paquete.
En este caso que son gelatinas de 4 porciones se debería usar 2 tazas de agua (500cc). Pero en realidad de usa 1 y ½ taza de agua (375cc).

Calentar hasta hervir ¾ taza de agua
Volcar el polvo de gelatina de cerezas en un bol.
Una vez que el agua esté hirviendo, retirar del fuego y volcar sobre el polvo de gelatina de cerezas.
Revolver continuamente hasta que el polvo esté disuelto.
Agregar ¾ taza de agua helada y mezclar.
Reservar.

Realizar lo mismo con la gelatina de manzana, la de durazno y la de frutilla.

Colocar cada gelatina en recipientes diferentes y reservarlos.

Gelatina sin sabor. Hidratar la gelatina sin sabor.
Espolvorear la gelatina sobre ½ taza de agua.
Batir con un tenedor hasta mezclar la gelatina con el agua.
Dejar hidratar.

Aparte, calentar 1 taza de leche hasta que rompe hervor.
Agregar el azúcar y revolver hasta que el azúcar esté disuelto.
Retirar del fuego, mezclar un poco y agregar la gelatina hidratada.
Revolver continuamente hasta que la gelatina esté diluida.

Agregar otra taza de leche bien helada.
Mezclar bien.

Armado del postre de gelatina de color.
Tomar un molde o una flanera con bordes ondeados para que el postre de gelatina quede más vistoso.
Las medidas que se utilizaron 10cm de alto x 10 cm de base y 20 cm de diámetro en la parte superior.

Se pinceló con aceite todo el interior del molde.
Se mojaron varias rodajas de kiwi en la gelatina de manzana.
Se acomodaron en forma decorativa en la base del molde.
Inmediatamente se llevó a la heladera y se esperó hasta que solidificara.
De esta forma las rodajas de kiwi quedaron adheridas al molde.

Se vuelca la gelatina de manzana hasta cubrir bien la fruta y que quede aproximadamente unos 2 o 3 cm de espesor. Es importante saber que la gelatina primero se vuelca sobre una cuchara.
La cuchara se deja en el centro del molde sostenida con una mano.

Esto se hace para que la gelatina al volcarse no tenga mucha fuerza y la fruta no se mueva.
Se pone en el congelador durante 10 minutos solamente y se retira.

Debemos aclarar que la gelatina una vez preparada no se puede congelar porque al sacarla del congelador se estropea. Por eso decimos solo 10 minutos para que el frío del congelador ayude a enfriar y a coagular la gelatina. Pero luego de los 10 minutos, el frío debe continuar en la heladera común.

Una vez coagulada la gelatina se pasa suavemente las puntas de un tenedor sobre la superficie.
Esto nos asegura que la gelatina que vamos a colocar a continuación se prenderá a la anterior correctamente.

Se cubre la gelatina de manzana con la gelatina de leche, sin darle mucho espesor.
Se lleva a la heladera a que solidifique.

Se repite con otra gelatina de la misma forma hasta terminar.
Se alterna gelatina de fruta con gelatina de leche hasta terminar los ingredientes.

Se deja el postre en la heladera cubierto con papel film hasta el día siguiente.
Para desmoldarlo se pasa con delicadeza un cuchillo por todo el contorno.
Se da vuelta sobre una fuente y si notamos que cuesta desmoldar se introduce rápidamente sobre un recipiente con agua caliente.

Se introduce y se retira enseguida para que la gelatina se desprenda pero no se disuelva.

Una vez desmoldado se decora a gusto, aunque el postre de por sí es demasiado vistoso como para recargarlo demasiado.


Mostrar botones
Comparte en Facebook
Compartir en Pinterest
Ocultar botones