Saltar al contenido

Crema catalana


Califica la receta

La crema catalana es también conocida con el nombre Sant Josep (San José) siendo una preparación dulce, típica de Cataluña que luego se fue extendiendo a lo largo y ancho de toda España. La costumbre es prepararla y servirla cuando se celebra la fecha de este Santo que es el 19 de marzo. Consiste en una crema cuya superficie se cubre con una capa de azúcar y luego se quema con un soplete o con una planchita de hierro al rojo vivo dejando su superficie crocante al igual que la crème brulée francesa. Aunque tiene algunas diferencias con ésta en los ingredientes que lleva su preparación.

Porciones: 6

INGREDIENTES
1 litro de leche (1000cc.)
1 rama de canela
2 tiras de cáscara de limón
6 yemas
1 taza de azúcar
½ taza de almidón de maíz (fécula, espesante, chuño) (55grs)

PREPARACIÓN
Para más información sobre la crema catalana hacer clic aquí: [articulo:36]

Quitarle al limón la corteza cuidando que no quede adherida la parte blanca lo que le daría sabor amargo.

Poner en una cacerola la leche junto con la canela en rama y el limón y llevar al fuego hasta que suelte el hervor. Si queremos elevar un poco más el sabor a la leche, podemos dejarla durante unos minutos tapada.
Luego se retira la canela y la corteza del limón.

Aparte, poner en un tazón las yemas junto con el azúcar y batirlas a mano hasta que blanqueen. Añadir el almidón de maíz mezclando nuevamente hasta que esté unido todo.
Si es necesario se le agrega un chorro de leche fría para terminar de unir.

Se incorpora de a poco la leche mientras se va revolviendo y se lleva nuevamente al fuego sin dejar de mezclar.
De no hacerlo la crema no tendría homogeneidad al no coagular el huevo parejo y se formarían porciones de huevo coagulado en forma aislada en la crema.
Se deja cocinar hasta que espese y rompa el hervor. Se deja dos minutos más y se retira.

Se vuelca en vasijas de barro o cerámica individuales y se deja enfriar. En el momento de servir se espolvorea con azúcar cubriendo toda la superficie de la crema.

Y con un soplete de repostería o con una planchita al rojo vivo se quema el azúcar que es lo que le da ese color tan particular y la (crocantez) propia de esta crema.


Mostrar botones
Comparte en Facebook
Compartir en Pinterest
Ocultar botones