Majarete una crema deliciosa similar a un flan pero sin huevos

Majarete es un postre típico de Venezuela y si bien puede consumirse todo el año es tradición prepararlo y comerlo en época de Cuaresma.

Es muy parecido a un flan con la diferencia que no lleva huevos y se espesa por medio de harina de maíz.
Se suele emplear en su preparación, leche de coco y harina de maíz que se cuece hasta que espese bien. Se le agrega papelón para endulzar, (típico de Venezuela y otros países cercanos), canela en rama y una pizca de sal. Una vez pronto se vuelca sobre un molde, se espolvorea la superficie con canela o con coco y canela. Se deja enfriar en heladera hasta el momento de servir.

INGREDIENTES
1 taza de harina de maíz
2 tazas de leche de coco
1 lata de leche condensada (295cc)
1 taza de leche (250cc)
½ taza de azúcar
100 gramos de papelón rallado (piloncillo, panela, chancaca) este ingrediente se prepara con el jugo de la caña de azúcar que luego de un proceso se espesa y una vez frío se solidifica. No todos los países cuentan con este ingrediente. Algunos de ellos son México, Venezuela, Perú, Chile, Bolivia, Nicaragua, etc
1 trozo de canela en rama
Canela en polvo
Pizca de sal

PREPARACIÓN
Majarete se puede hacer con leche de coco comprada o se puede elaborar la leche de coco utilizando 1 coco.
Se quita al coco toda la corteza oscura que lo rodea, quedando solo la parte blanca que es la pulpa del fruto.

Se pica la pulpa y se licúa con 1 taza de agua tibia.
Se cuela todo para obtener 1 taza de leche de coco.
Con la pulpa restante que nos quedó en el colador, agregamos 1 taza de agua tibia, licuamos y colamos para obtener la segunda taza de leche de coco. Cualquiera de las dos opciones vale.

Se pone en una cacerola la harina de maíz y se disuelve con la taza de leche común.
Se revuelve bien hasta integrar ambos ingredientes.
Se agrega 1 taza de leche de coco y se mezcla hasta que se transforme en una crema suave y liviana.

Se cocina a fuego lento y siempre revolviendo hasta formar una crema bien espesa.
Se retira del fuego, se agrega el azúcar, el papelón rallado y se vuelve a mezclar.
Luego se incorpora la leche condensada, la canela en rama, la sal y la taza restante de leche de coco.

Una vez todo integrado se cocina a fuego lento hasta que rompa hervor y se forme una crema homogénea. Aproximadamente puede llevar 15 minutos.

Se vuelca en un molde o en varios moldes que pueden estar acaramelados o no.
Se alisa la superficie con ayuda de una espátula hasta que quede pareja.
Se deja enfriar y se espolvorea con canela en polvo o con coco rallado y canela.