Saltar al contenido

Torta rellena de crema y frutillas

torta de frutillas

Califica la receta

torta de frutillasINGREDIENTES
Bizcochuelo
6 huevos
1 taza de azúcar (200 gramos)
1 cucharada de polvo de hornear (leudante, polvo químico)
200 gramos de harina (1 y ½ taza más 2 cucharadas)
Pizca de sal
Esencia de vainilla a gusto

Crema
4 yemas
8 cucharadas de azúcar
4 cucharadas de almidón de maiz (chuño, espesante)
1 litro de crema de leche

1kg de frutillas (fresas)
1/2 taza de azúcar (100 gramos)
1 caja de gelatina de frutillas de 4 porciones

Almíbar
1/2 taza de agua (125cc.)
1/2 taza de azúcar (100 gramos)
Ron o coñac a gusto

Merengue
3 claras
180 gramos de azúcar
2 cucharadas de azúcar impalpable (glas, pulverizada)

PREPARACIÓN
Almíbar. Poner en una cacerola el azúcar y el agua.
Llevar al fuego y una vez que levante el hervor, dejar 5 minutos.
Retirar e incororar el coñac o ron a gusto.

Lavar 750 gramos de frutillas, cortar a la mitad y agregar media taza de azúcar.
Mezclar bien y llevar a la heladera durante 3 horas.
El resto de las frutillas las reservamos limpias en la heladera, para decorar la torta.

Bizcochuelo. Batir los huevos junto con el azúcar durante 15 minutos aproximadamente o hasta que la preparación tome punto letra o punto cinta.

Incorporar la esencia de vainilla.

Cernir la harina junto con el polvo de hornear y la sal, e incorporar suavemente y en forma envolvente a la preparación anterior.

Enmantecar y enharinar bien los bordes de una tortera de 24 cm de diámetro.
Forrar el fondo con papel blanco (sulfito o de panadería) sin enmantecar.

Verter la preparación y llevar a horno moderado 180º previamente calentado, durante 30 minutos o hasta que el bizcochuelo esté cocido.

Nos damos cuenta que esta cocido cuando al introducir la punta de un cuchillo en el centro del bizcochuelo y al retirarla ésta sale limpia sin nada adherido.
Terminada la cocción se retira del horno, se espera unos minutos, se desmolda sobre rejilla y se deja enfriar.

Para cortarlo mejor, se puede poner en el congelador solo el tiempo necesario para que la miga esté más firme.

Crema. Poner en una cacerola las yemas e incorporar el azúcar mezclando bien. Luego el almidón de maíz y la crema de leche revolviendo siempre. Llevar al fuego siempre mezclando hasta que espese y rompa hervor. Continuar dos minutos más y retirar.

Se corta el bizcochuelo en tres partes calculando que la capa superior debe tener tres centímetros de espesor porque es la que se trabaja con gelatina.
Otro detalle, conviene ir cortando las capas a medida que se van rellenando.

Cortar el bizcochuelo de esta forma. La parte inferior (es decir la base de la torta) que está forrada con papel blanco es la que vamos a utilizar como cubierta superior. Porque es la queda más pareja.

Comenzamos a cortar la primera capa inferior, y la apoyamos sobre una bandeja.

Mojamos toda la superficie con el almíbar pero sin llegar a los bordes.
Cubrir con abundante crema y esparcir las frutillas maceradas y previamente escurridas, teniendo la precaución de acomodar las frutillas todo alrededor del borde para que al cortarla se noten bien.

Encimar la otra capa, mojar con el almíbar y untarla con bastante crema. Distribuir el resto de las frutillas como la capa anterior.
Encimar la otra capa.

La capa restante es la que tiene 3 cm de espesor.
Se le corta un aro con un cortante circular dejando de borde tres centímetros.
Se unta con crema todo alrededor y se apoya sobre la torta.

Preparar la gelatina de frutilla de cuatro porciones tal como indica el envase pero en cambio de poner 2 tazas de agua se pone 1 y ½ tazas.
Dejar que enfríe hasta que comience a coagular.

Cubrir todo el hueco del centro con frutillas cortadas a la mitad.
Se vuelca la gelatina a medio coagular hasta cubrir la fruta.
Se reserva un poco de gelatina.
Se lleva la torta a la heladera hasta que la gelatina esté bien firme.

El resto de la gelatina se licua nuevamente pero no a fuego directo sino acercándola a la llama desde lo alto.

La gelatina al sentir el calor del fuego se derrite.
Se vuelca sobre la otra gelatina ya coagulada.
Se lleva rápidamente al frío hasta que endurezca.

Una vez que la gelatina endurece queda con un aspecto espejado y a través de ella se verán las frutillas.

Preparar un merengue cuya receta se encuentra haciendo clic aquí: [receta:464].
Colocar el merengue en una manga con puntero liso o rizado.
Terminar de decorar el costado de la torta a gusto.

Las frutillas restantes se pincelan con jalea o con un brillo de gelatina y se colocan en la parte superior del postre en forma decorativa.
Se termina de decorar las frutillas con hojitas de menta (hierbabuena).


Mostrar botones
Comparte en Facebook
Compartir en Pinterest
Ocultar botones