Saltar al contenido

Torta negra tradición navideña de Venezuela

Torta negra tradición navideña de Venezuela
5 (100%) 1 vote

Es tradición desde hace muchísimos años preparar en Venezuela la torta negra en Navidad. Si bien no es de origen venezolano, pues según dicen fue introducida por los colonos británicos, se ha hecho tan popular que todos esperan esta fecha para disfrutar del placer de saborearla.

torta negra venezolana

Se programa con anticipación ya que la fruta es macerada durante mucho tiempo antes de utilizarla en la torta. Este detalle es lo que la destaca de otras ya que le otorga aromas y sabores exquisitos que se hermanan con las Navidades.

INGREDIENTES
Para macerar
Ciruelas pasas, fruta abrillantada, nueces, almendras, avellanas guindas. Suman un total de 360 gramos
125 gramos de pasas de uva (pasitas)
½ cucharadita de clavo de olor en polvo
½ cucharadita de canela
½ cucharadita de nuez moscada
1 cucharadita de jengibre fresco rallado
1 cucharadita de ralladura de piel de limón
1 cucharadita de ralladura de piel de naranja
Brandy cantidad necesaria para cubrir la fruta (o ron y cerveza negra por partes iguales)

Para la torta
3 tazas de harina (360 gramos)
Pizca de sal
1 cucharada de polvo de hornear (leudante, polvo químico)
125 gramos de azúcar negra
125 gramos de azúcar blanca
1 cucharada de miel
200 gramos de mantequilla a punto pomada
6 yemas
100 gramos de chocolate semiamargo
6 claras

PREPARACION
El secreto de esta torta es poner en maceración toda la fruta con las especias durante muchos días, desde 15 días a un mes (en algunos casos hasta dos meses).
Se coloca la fruta en un frasco de vidrio y se cubre con el brandy holgadamente, puede llevar hasta dos tazas porque a medida que la fruta absorbe el alcohol éste va disminuyendo.
Puede prepararse tanto en un molde circular o en molde alargado de budín inglés.
Es una torta con abundante fruta por lo tanto conviene antes que nada enmantecar (engrasar) el molde que se va a utilizar, luego forrarlo con papel manteca o papel blanco enmantecado y volver a repetir lo mismo con otra capa de papel. Llevarlo al congelador hasta el momento de rellenarlo. Esto nos asegura un buen desmoldado.
Hay varias formas de hacer esta torta ya que ha ido adoptando distintas modificaciones en sus ingredientes como suele ocurrir casi siempre en todo dulce típico. Hay quienes cubren la fruta con partes iguales de ron y cerveza negra o vino tinto dulce y ron o con algún licor.
El porcentaje de alcohol que lleva la fruta la conserva naturalmente pero en muchos casos igualmente colocan el frasco en la heladera. De todas formas queda deliciosa.

En el momento de prepararla se deja un rato antes escurrir la fruta.

Se bate la manteca hasta que esté cremosa.
Se mezclan los azúcares y se incorpora de a poco al batido.
Se agrega la miel y las yemas siempre batiendo hasta que la preparación quede más clara y espesa (punto cinta o punto letra).

Se pone el chocolate entero o en dos trozos en un recipiente. Se cubre con agua caliente y se deja en reposo unos segundos. Luego con cuidado se vuelca el agua y en el fondo queda el chocolate disuelto que volcaremos sobre los ingredientes de la torta revolviendo.

Se incorpora de a poco la harina cernida junto con la sal y el polvo de hornear intercalándola con el resto de jugo de la maceración.
Se mezcla la fruta con dos cucharadas de harina y se agrega.
Por último se baten las claras con una cucharada de azúcar hasta que esté firmes y se incorpora la mitad a la preparación revolviéndola bien hasta integrarla.
La otra mitad se incorpora en forma lenta y envolvente.

Se vuelca esta preparación en el molde previamente preparado y se lleva a un horno bien suave 100º a 120º para que la torta se cocine bien lentamente y sin riesgos de quemarse.
Si durante la cocción igualmente se viera que su superficie se dora demasiado, se cubre con papel manteca. Otro detalle para quienes no pueden regular bien la temperatura del horno es dejar una pequeña abertura de la puerta del horno para que parte del calor salga.

El tiempo de cocción es muy relativo, debido a todas estas opciones, pero se puede calcular una hora para tener una base. Se prueba introduciendo la punta de un cuchillo en el centro y si no sale nada adherido quiere decir que está pronta.
Se retira y se deja enfriar un poco antes de retirarla del molde.
Se puede espolvorear con azúcar impalpable (glas, pulverizada, lustre), luego con cacao y terminar de decorar con rulos de chocolate.