Tarta de dulce de membrillo, dulce de leche y coco

Esta tarta tiene una masa y un relleno muy fino que se presta para servir en porciones individuales o para acomodar en pirotines y servir como masitas.
Si la utilizamos como masitas podemos terminarlas con unos hilitos de chocolate cobertura y un trozo de cereza en almíbar en cada una.

Porciones: 12

INGREDIENTES
Masa
200gramos de mantequilla pomada
½ taza de azúcar (100gramos)
2 huevos
Ralladura de limón a gusto
4 tazas de harina 0000 (cuatro ceros o la que se tenga disponible) (480gramos)
2 cucharaditas de polvo de hornear (levadura química, leudante)
Pizca de sal
3 cucharadas de vino dulce para tomar la masa

Relleno
200gramos de dulce de membrillo
1/4 taza de vino dulce (blanco o negro) o vermouth, o coñac etc
350gramos de dulce de leche
2 huevos
130gramos de coco rallado

PREPARACION
Poner en el bol de la procesadora, la mantequilla, el azúcar, los huevos y procesar un poco hasta unir todo.

Agregarle la harina cernida junto con el polvo de hornear y la sal.
Procesar nuevamente agregándole el vino hasta formar la masa.

Esta masa se hace también a mano sin utilizar la procesadora.

Se lleva la masa al refrigerador y se deja 1 o 2 horas.
Se retira y se vuelca sobre la mesa enharinada y rápidamente se forma un bollo.
Se toma tres cuarta parte de la masa y se estira con ayudándose de un poco de harina.
La masa estirada no debe quedar muy fina, de unos 4mm de espesor.

Se utiliza un molde cuadrado de 22x22cm o circular de 24cm de diámetro sin enmantecar.

Para forrar el molde se dobla la masa estirada en dos, así se traslada más fácilmente al molde, se desdobla y se acomoda dejando unos dos centímetros de altura en los bordes.

Relleno. Se corta el dulce de membrillo en cubos y se pone en un recipiente que pueda ir al fuego. Se le agrega el vino dulce y se lleva al fuego mezclando hasta que esté cremoso.

Se esparce sobre el fondo de la tarta.
Aparte, se lleva al fuego el dulce de leche y una vez blando se retira del fuego y se incorpora los huevos y el coco revolviendo bien.
Se distribuye sobre el dulce de membrillo.

Se estira la masa restante y con un cortante con forma de hoja se van cortando hojas que se van acomodando sobre el relleno hasta cubrirlo totalmente.
Se cocina en un horno precalentado a 180º durante 25 o 30 minutos o hasta que la masa esté ligeramente dorada.

Se retira del horno, se deja enfriar un poco y luego se desmolda.
Se espolvorea con azúcar impalpable, (glas, pulverizada, lustre).
Una vez fría se corta en cuadrados chicos y se pone en pirotines como una masita.
O se corta en porciones.