Saltar al contenido

Mini-curso: Medialunas a la manteca paso a paso

Mini-curso: Medialunas a la manteca paso a paso
5 (100%) 1 vote

Paso: 1

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

INGREDIENTES
Fermento
60gramos de levadura fresca o 2 cucharadas de levadura seca
1/2 taza de agua tibia
1 cucharada de azúcar
2 cucharadas de harina

Masa
1kg de harina 000 (tres ceros) se emplea esta harina ya que es la más indicada para elaborar panes. De no contar con ella se utiliza la que esté a nuestro alcance.
1 cucharadita de sal fina
300gramos de manteca (mantequilla) pomada
1 cucharada generosa de miel
1/2 taza de azúcar (100gramos)
3 huevos
1 taza de leche tibia (250cc.)

 

Paso: 2

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

Foto 3
Foto 3

 

Preparar la mise en place con todos los ingredientes medidos y separados. Foto 1.

Fermento. Poner en un recipiente de aproximadamene 20cm de alto por 10cm de diámetro, la levadura fresca desgranada o la levadura seca. Foto 2.

El recipiente puede ser de loza, plástico o vidrio. Foto 2.
Agregarle el azúcar y la harina. Luego el agua tibia mezclando un poco hasta disolver la levadura y a su vez se integre con el azúcar y la harina. Foto 3.

 

Paso: 3

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

Cubrimos el recipiente con una tapa o con un plato para que no pierda temperatura y fermente más rápido. Foto 1.
Colocamos el reicipiente sobre la cocina cerca de algo tibio.
Dejamos allí durante 10 minutos o hasta que la levadura haya fermentado y levado hasta llegar al borde. En este caso podemos apreciar en la foto como la levadura levó hasta comenzar a desbordarse. Foto 2. Esto no debe ocurrir, por eso debemos de vigilarla.

 

Paso: 4

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

Foto 3
Foto 3

 

Aparte, colocar en un recipiente, la manteca blanda, el azúcar, los huevos, la miel y la leche caliente. Mezclar bien todo hasta que la mantequilla se derrita. Foto 1.
Una vez tibia la preparación se agrega la levadura.

La destapamos y mezclamos rápidamente, notando que el fermento baja pero eso no tiene importancia.
Una vez incorporada la levadura, mezclamos todo.

Luego ir agregando la harina junto con la sal, de a poco (Foto 2) y mezclando siempre hasta que los líquidos sean incorporados a la harina formándose una masa que se despegue de los bordes. Foto 3.

 

Paso: 5

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

Foto 3
Foto 3

 

Se enharina la mesada y se vuelca la masa. Fotos 1 y 2.
Comenzamos a utilizar las manos hasta terminar de unir y formar la masa.

Las manos son las que nos van a guiar en todo momento Foto 3, y la que nos permite, al tocarla, poder detectar si la masa está muy blanda o por el contrario seca.
Si la masa quedase dura, el resultado final una vez cocida, es una masa que se resquebraja.
Si la masa quedase demasiado blanda, en el momento de levar levaría mucho y quedaría como una masa de pan.

 

Paso: 6

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

Foto 3
Foto 3

 

Lo correcto es que las masas de levadura queden blanda pero no demasiado. Logrado esto, el resultado será una media luna crocante por fuera y esponjosa por dentro.

Una vez armada la masa se vuelca sobre la mesada ligeramente enharinada y comenzamos a amasarla empleando las dos manos. Foto 1.
Estiramos la masa hacia arriba Foto 2, y la volvemos a regresar y continuamos amasando, Foto 3.

Cada vez que la masa se pega sobre la mesada se repite la operación de espolvorear con harina. Siempre en poca cantidad.

Es preferible repetir esta operación tantas veces como sea necesario que abusar de la cantidad de harina.

Para quebrar el gluten más rápidamente se toma la masa entre las manos, se levanta y se tira, golpeándola sobre la mesada. Se repite esta operación varias veces y luego se continúa con el amasado.

 

Paso: 7

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

Foto 3
Foto 3

 

A medida que vamos trabajando la masa notamos como cambia su textura. Fotos 1 y 2.
No se pega más a la mesada, es elástica, sedosa, lisa y la podemos trabajar como queramos. Foto 3. En la foto 3 podemos ver claramente como la masa ha cambiado totalmente su textura.
Es una técnica que no falla nunca.

 

Paso: 8

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

Foto 3
Foto 3

 

Se forma un bollo Foto 1, y se coloca la masa en un recipiente donde se encuentre cómoda ya que tiene que levar y duplicar su tamaño, Foto 2. Cubrir el recipiente con papel film o plástico y luego con un paño. Foto 3.
Dejar en un lugar cálido y lejos de corrientes de aire.
Esto hace que la levadura fermente más rápido.

 

Paso: 9

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

Foto 3
Foto 3

 

Otra forma de que leve en menos tiempo, es colocando el recipiente con la masa en un microondas.
Ponerla 1 minuto al 60% de potencia. Luego dejarla allí en reposo, con la puerta cerrada quedando hermética sin posibilidades de que entre aire o frío.
El tiempo de levado está ligado directamente a la temperatura del lugar donde se encuentra la masa. En las Fotos 1, 2 y 3 vemos como va cambiando el volumen de la masa.

Transcurrido 30 minutos aproximadamente miramos la masa y si está inflada como un globo significa que ya levó.

 

Paso: 10

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

Foto 3
Foto 3

 

Volcar la masa sobre la mesada enharinada o ligeramente aceitada. La trabajamos un poco hasta desgasificarla Foto 1.

Dividimos la masa en varias partes Foto 2.

Tomamos una de ellas y las restantes la cubrimos con un paño Foto 3.

 

Paso: 11

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

Foto 3
Foto 3

 

Estirar la masa a lo largo, formando tiras o bandas rectangulares 4mm de espesor.
Estas tiras tienen 12 centímetros de alto por el largo que dé la masa Foto 1.

Para hacerlo más práctico se dibuja el triángulo en una cartulina ( 10cm de ancho por 12cm de alto ).
Se apoya el molde sobre la masa y se van cortando los triángulos con una cuchilla afilada o con un rodillo.
Invirtiendo el triángulo cada vez que cortamos. Foto 2.

Se toma uno de los triángulos y se arrolla comenzando desde la base hacia la punta.
Se realiza con la palma de la mano y con la otra mano se toma la punta del triángulo estirándola apenas hasta terminar el arrollado. Foto 3.

 

Paso: 12

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

Foto 3
Foto 3

 

La punta final debe quedar hacia abajo, Foto 1, así al cocinarlas no se levantan.
Todo con mucha delicadeza y cariño. Los extremos se presionan con los dedos, contra la placa. Esto ayuda a mantener la forma. Foto 1.

Se acomodan sobre una placa limpia, apoyando cada medialuna sobre las puntas de la anterior. Foto 2.
Así las puntas de las medialunas quedan protegidas y no se queman.
Pintarlas con huevo batido junto con dos cucharadas de agua. Foto 3.

 

Paso: 13

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

Taparlas con un paño y dejarlas levar en un lugar cálido aproximadamente 20 minutos. O cuando al mirarla notamos que están más infladas. Fotos 1 y 2.

Se cocinan en un horno bien caliente 210º o 220º durante 15 o 20 minutos o hasta que estén cocidas y doradas.

 

Paso: 14

Foto 1
Foto 1

 

Foto 2
Foto 2

 

Foto 3
Foto 3

 

Para su cocción es preferible que la placa esté en la parte más alta del horno así al subir el calor, las piezas se cocinan y doran mejor.
De ser necesario ir rotando las piezas para que queden de un dorado parejo.

La temperatura del horno debe estar fuerte al principio (200º, 220º) y apenas comiencen a dorarse se vuelven a pintar con huevo y se baja la temperatura del horno a 180º. En las fotos 1, 2 y 3 se aprecian las medialunas terminadas.

Pan congelado. Para conservarlas congeladas, se guardan una vez tibias, en bolsas adecuadas para freezer (de alta densidad) durante 3 meses como mínimo.