Saltar al contenido

Masitas de chocolate y nuez

Masitas de chocolate y nuez
Califica la receta

Quizás la presentación de estas masitas no demuestre todo lo rica que son, por eso nos atrevemos a invitarlos que las hagan tal como indica la receta y verán que no se arrepentirán. Solo probándolas podrán darse cuenta que no exageramos.
Es una masa suave y crocante que nos hace quedar bien siempre.

Cantidad: 400gramos

INGREDIENTES
Harina 0000 180gramos (4 ceros o la que se tenga disponible)
Pizca de sal
½ taza de azúcar impalpable (75 gramos) (lustre, pulverizada, cristalizada)
2 cucharadas de cacao amargo
100gramos de mantequilla pomada
1 yema
80gramos de nueces picadas chicas
1 cucharada de esencia de vainilla

Azúcar impalpable para espolvorear

PREPARACION
Se ponen las nueces en el procesador y se pican bien chicas.
O también se pueden picar a mano colocándolas sobre un repasador y cubriéndolas con el repasador, golpeándolas con un martillo o palote de amasar. Reservar.

Tamizar la harina, la sal, el cacao y el azúcar impalpable.
Volcar todo en el bol del procesador junto con la mantequilla y procesar solo hasta unir la mantequilla con la harina.

Agregarle la yema, la vainilla y las nueces picadas y volver a procesar hasta unir y terminar de formar la masa.
De no contar con el procesador el mismo procedimiento se realiza a mano.

Llevar el vaso del procesador a la heladera y dejar la masa en descanso si es posible hasta el día siguiente.

Retirarla del bol y rápidamente formar un bollo.
Tomar un trozo y ayudándose con un poco de harina estirarla hasta que quede de 4 o 5cm de espesor.
Es una masa delicada y blanda que se debe trabajar estando bien fría para que no se deforme y con un grosor medio para que no se quiebre.

Cortar con cortantes chicos de diferentes formas (los cortantes deben ser chicos, pues al ser una masa delicada, el tamaño debe ser delicado también).
Continuar con el resto de la masa de la misma forma hasta terminar.

Acomodarlas en una placa limpia y cocinarlas en un horno precalentado bien suave de 150º o 160º.
Es preferible demorar un poco y cocinarlas tranquilas, ya que son fáciles de quemar.

Demoran en cocinarse aproximadamente 12 minutos.
De todas formas hay que vigilarlas y apenas se despeguen de la placa están prontas.

Retirarlas del horno y espolvorearlas con azúcar impalpable (glas, lustre) en caliente.
Una vez frías se guardan en envases herméticos durante 15 días o más.