Gelatina encapsulada con duraznos

Ya verás qué lindo queda este postre de gelatina encapulada. Se llama así: «gelatina encapsulada» justamente porque la gelatina queda rodeada por la otra preparación que compone el postre. De esta forma, cuando hacemos el corte nos encontramos con una trama muy interesante, que llama mucho la atención.


postre gelatina encapsulada

INGREDIENTES

1 caja de gelatina de duraznos de 8 porciones
2 tazas de agua hirviendo
1 taza de agua fría
1 cucharada de gelatina sin sabor (grenetina) (7 gramos)
1/3 de taza de agua
1 lata de duraznos en almíbar

 

Gelatina de leche

5 cucharadas de gelatina sin sabor (grenetina) (35 gramos)
1 taza de agua (250 cc)
1 lata de leche condensada (400 gramos)
220 gramos de ricota
200 gramos de yogur
200 gramos de leche de coco
1 taza de crema de leche (nata) (250 cc)

 

PREPARACIÓN

 

Gelatina de durazno

Preparar la gelatina de duraznos con la cantidad de agua indicada (que es menos que la que indica las instrucciones). Esto es para que la preparación quede con más firmeza.

Volcar el sobre de la gelatina de durazno en un recipiente.
Disolver el polvo de la gelatina de durazno con 2 tazas de agua hirviendo.
Mezclar bien hasta que el polvo se disuelva totalmente.
Agregar 1 taza de agua helada y mezclar bien.

Aparte hidratar la gelatina sin sabor en un 1/3 de taza de agua.
Una vez hidratada se coloca unos segundos en el microondas para que se disuelva.
Aclaramos que la gelatina se tiene que diluir sin que llegue a hervir, de lo contrario se estropearía.
Reservar.

Aparte, escurrir bien los duraznos y picarlos chicos.
Reservar.

Gelatina de leche


Espolvorear la gelatina sin sabor sobre la taza de agua.
Mezclar bien con un tenedor y dejar unos minutos para que se hidrate.
En el momento de utilizarla se coloca unos segundos en el microondas solo para que se diluya y quede líquida sin que llegue a hervir.

Aparte, poner en el vaso de la licuadora, la leche condensada y la ricota.
Licuar unos segundos y parar la licuadora.
Repetir esto varias veces hasta que la ricota se incorpore a la leche condensada.

Agregar el yogur, la leche de coco, la crema de leche y la gelatina diluida.
Licuar unos segundos hasta mezclar bien todo.

 

Armado del postre

Utilizar un molde circular de 18 o 20 cm de diámetro.
Aceitar todo el molde distribuyendo bien el aceite con una servilleta.

Este molde se utiliza para coagular la gelatina de durazno que debe ser más chica que la gelatina de leche.
Volcar 1 taza de la gelatina de duraznos en este molde.
Llevar a la heladera y dejar hasta que la gelatina esté solidificada.

Retirar y agregar los duraznos en almíbar picados.
Verter el resto de la gelatina de duraznos hasta que cubra toda la fruta.
Esta es la gelatina encapsulada que mencionamos en el nombre del postre.
Llevar a la heladera y dejar allí hasta que la gelatina esté bien firme.

Aparte, aceitar un molde de 22 o 24 cm de diámetro.
Utilizar una servilleta de papel para distribuir bien el aceite en todo el molde.

Una vez aceitado el molde, volcar la gelatina de leche hasta que tenga 1 o 2 cm de espesor.
Llevar al refrigerador y dejar allí hasta que coagule y esté bien firme.

Una vez coagulada la gelatina de durazno y la gelatina de leche, desmoldar la gelatina de duraznos. Apoyar sobre el molde de gelatina de leche que quede lo más centrado posible.

Volcar el resto de la gelatina de leche que debe cubrir toda la gelatina de durazno.
Colocar en el refrigerador hasta el otro día.

 

Desmoldar

Tomar el molde y con la mano húmeda apoyar sobre la superficie de la gelatina e ir suavemente despegando todos los bordes para facilitar el desmolde.

Desmoldar sobre una fuente y terminar de decorar a gusto, con gajos de duraznos o con adornos de chocolate o con fresas… o … con lo que más te agrade.

Y listo! Ya tenemos nuestra gelatina encapsulada con duraznos. ¿Qué te ha parecido?


Etiquetas: