Saltar al contenido

Creme brulee o leche quemada


La creme bruleé o leche quemada es una crema deliciosamente delicada y fina que se elabora a partir de la combinación de yemas con crema de leche o nata. El toque final lo da la capa de azúcar quemada que le otorga una textura crocante inigualable.
Detalles importantes para que la preparación de la creme bruleé salga bien.
Cocinarla a una temperatura baja 100º ya que el exceso de calor malogra la crema.
Se le puede dar otros sabores como chocolate, cítricos o pistachos.


Porciones: 8



INGREDIENTES

  • 7 cucharadas de azúcar
  • 7 yemas
  • 1 taza de leche (250cc.)
  • 2 tazas de crema de leche (nata) (500cc.)
  • 1 chaucha de vainilla o ½ cucharada de extracto de vainilla
  • Azúcar para quemar

PREPARACION

Poner en un bol el azúcar y las yemas.
Mezclar sin llegar a batir, solo lo suficiente como para unir las yemas y el azúcar.

Aparte llevar a calentar la leche y la crema de leche (nata) con la vainilla hasta que rompa el hervor.
Apenas rompe hervor se apaga el fuego y se deja 15 minutos en reposo para que tome el sabor de la vainilla
Retirar y volcar lentamente y siempre revolviendo sobre las yemas para evitar que el calor las cocine.
Una vez terminada esta operación se notará que en la superficie se ha formado espuma.
Retirarla cuidadosamente con una cuchara del centro hacia los bordes para que la presentación final quede bien.


Repartir en potes chicos y cocinar en el horno y a baño María.
El agua del baño María debe estar caliente pero no debe hervir en ningún momento. Si esto ocurriese agregarle un chorro de agua natural.
El horno debe estar bien suave (100º aprox.) y si es necesario cubrir la superficie con un papel.
Si bien el tiempo de cocción es relativo (ya que depende de cada horno) podríamos decir que puede llevar entre 30 o 40 minutos la cocción de la creme brulée.

Se conoce el punto de cocción cuando los bordes están firmes y el centro algo blando o húmedo. Se nota con facilidad que el centro no tiene la firmeza de los bordes o cuando deja de temblar la preparación.

Se retiran los recipientes del horno y se dejan enfriar a temperatura ambiente si se quiere caramelizar a último momento. Pero en el momento de caramelizarla se sugiere calentarla un poco
Luego se espolvorea con una fina capa de azúcar la superficie y con ayuda de una planchita bien caliente o de un soplete se va quemando el azúcar hasta que tome color caramelos
Si desean pueden cubrir nuevamente con azúcar y volver a pasar la planchita para quemar otra vez.
Esto la deja más crocante.

Mantener en la heladera ya que se sirve fría y la frescura de la crema contrasta con lo crocante del azúcar quemado. O también se puede servir enseguida de caramelizarla.
.



Mostrar botones
Comparte en Facebook
Compartir en Pinterest
Ocultar botones