Budín diplomático

El budín diplomático es típico de la cocina cubana y se caracteriza por llevar pan, frutas frescas y secas a gusto.
Existen cientos de variedades de budines dulces éste que es preparado con diferentes ingredientes y cubierto con un caramelo es digno de ser probado.

INGREDIENTES
Caramelo
1 taza de azúcar (200 gramos)
¼ taza de agua (62cc)

Budín
½ kg de pan cortado en rodajas
100 gramos de manequilla
½ taza de azúcar (100 gramos)
3 huevos
½ taza de pasas de uva
½ taza de almendras (o nueces, o avellanas)
1 y ¼ taza de leche (312cc)
1 lata de cóctel de fruta o 1 y ½ taza de fruta cocida
(puede ser manzana, pera, uva, ananá etc)
Canela a gusto
Vainilla a gusto

PREPARACIÓN
Caramelo. Poner el azúcar y el agua en una cacerola chica.
Llevarla al fuego y dejar cocinar sin tocar hasta que se forme un caramelo color ámbar.

Volcar el caramelo en un molde de 20 o 22cm de diámetro.
Girarlo, con cuidado de no quemarse hasta que el caramelo cubra toda la superficie del molde.
Reservar.

Budín. Cóctel de fruta se puede usar en lata o se puede hacer el equivalente cortando en cubos las distintas frutas y cocinándolas en partes iguales de azúcar y agua (1 taza de agua, 1 taza de azúcar).
Llevar al fuego y una vez que rompe hervor dejar 3 o 4 minutos, retirar y colar.

Aparte, cortar cada rodaja de pan a la mitad y tostarlo en el horno.
Colocar el pan tostado en un recipiente y agregarle la mantequilla derretida, las pasas de uva, las almendras y el cóctel de fruta o la fruta cocida y colada.

En otro recipiente, poner los huevos, el azúcar, la leche, la vainilla y la canela.
Mezclar todo con un batidor de mano.
Verter sobre el pan e ir mezclando.
Poner esta mezcla en el molde acaramelado.

Cocinarlo a baño María en un horno precalentado a temperatura moderada 180º aproximadamente 50 minutos.

Una vez cocido dejar que se enfríe.
Colocarlo en el refrigerador y dejarlo un buen rato para recién desmoldarlo.

Tips. El pan puede quedar entero como dice la receta o puede pasarse por la procesadora. Para procesar esperar a que el pan absorba un poco el líquido para que la preparación quede bien homogénea.