Saltar al contenido

Un poco de historia sobre el Postre Chajá


postre chaja

El posre Chajá fue inventado por Orlando Castellano propietario de la confitería Las Familias el 27 de abril de 1927.

El postre chajá es oriundo de Paysandú (departamento de la ROU) pero su fama lo transformó en un producto típico de todo Uruguay.

También se exporta a países como Argentina, Brasil, Paraguay y a veces no siempre llega a EE.UU y a aquellas partes del planeta donde hay muchos emigrantes uruguayos.

Es una fórmula que hasta el día de hoy es secreta. Por más que se analicen sus ingredientes a través del sabor del postre hay en su composición detalles que no se pueden detectar y que da como resultado un postre único y delicioso.

Parece ser de acuerdo a los relatos que es una fórmula que se mantiene ultra secreta y que nadie conoce, ni siquiera la fábrica la sabe de principio a fin.

Explica la bisnieta del inventor del postre, María Nardini. Cada sector de la fábrica elabora su parte y luego de que los ingredientes están mezclados y la materia prima elaborada se pasa a la parte del armado y a la etapa final del envasado.

Con la aplicación de este sistema la familia, quién es dueña de la marca no tiene necesidad de pasar la receta secreta. Las generaciones que le siguen se integran a este proceso desde pequeños.

Todos ellos comienzan por las tareas más básicas de una fábrica, como lo es engrasar un molde, cascar huevos, armado de un Chajá. Y una vez aprendido todo lo básico del proceso, es decir las distintas etapas del armado del postre recién llegan a la administración y van creciendo en conocimiento y ascendiendo en jerarquía.

Algo interesante de destacar es que a pesar de que han pasado muchos años de aquel primer postre Chajá y que han surgido cientos de adelantos, el Chajá se sigue armando artesanalmente.

La explicación es que no se ha podido reemplazar las manos del hombre por una máquina que logre armarlo manteniendo su forma tradicional.

Lo han intentado haciendo varios viajes al extranjero para encontrar esa máquina que mantenga la forma que lo identifica pero sin resultados.

La forma original no la quieren cambiar pues perdería autenticidad y dejaría de ser el original.

Lo que sí se logró es mayor duración del postre sin que cambie en nada su sabor.

Su nombre Chajá, se debe a un ave natural de América del Sur, siendo Uruguay uno de los países donde se le veía con frecuencia, ya que habita en lugares de poca elevación, preferentemente cerca de depósitos de agua dulce, a orillas de lagos, lagunas y pastizales.

Es un ave de abundante plumaje y cuerpo muy liviano, ya que debajo de la piel tiene espacios vacíos, llamados cavidades de aire.

Y según cuentan, esta persona, al observar a esta ave con tanto plumaje aireado y de cuerpo tan liviano lo comparó a su postre, adoptando el nombre.

El Chajá es un ave muy particular ya que son muy pocas las que tienen su anatomía. Se pueden domesticar con facilidad, se alimentan solo de vegetales y tienen la particularidad de ser protectores de los más pequeños.

Tanto el macho como la hembra son de aspecto similares.

Y para terminar esta historia, según el relato se le dió el nombre de Chajá debido a que emite un grito que se asemeja a esta palabra.

Para ver la receta publicada en SoloPostres hacer clic aquí Receta del postre chajá

 


Mostrar botones
Comparte en Facebook
Compartir en Pinterest
Ocultar botones