Roscas de Pascua con nueces, quinotos y chocolate

Cantidad: 2 roscas grandes

INGREDIENTES
Espumado
60 gramos de levadura fresca o 2cdas de levadura seca
1 cucharada de azúcar
2 cucharadas de harina
½ taza de leche tibia

Masa
5 tazas de harina (600 gramos)
½ cucharadita de sal
120 gramos de manteca (mantequilla) pomada
3 huevos
¾ taza de azúcar (150 gramos)
¾ taza de leche caliente

Relleno
2 tazas de nueces picadas (200 gramos)
½ taza de azúcar
130 gramos de manteca (mantequilla) pomada
200 gramos de quinotos en almíbar
150 gramos de chocolate semiamargo

PREPARACION
Espumado. Poner en una taza grande la levadura desgranada, el azúcar y la harina.
Agregarle la leche tibia e ir mezclando hasta diluir todo.
Tapar y dejar en reposo 10 minutos o hasta que espume.

Masa. Poner en un recipiente grande la harina cernida junto con la sal.
En otro recipiente poner la manteca, el azúcar y la leche caliente.
Mezclar hasta que esté todo disuelto.
Incorporar los buevos previamente mezclados.

Agregar la mitad de esta preparación a los ingredientes secos y mezclar.
Incorporar la levadura y luego el resto de los líquidos revolviendo hasta unir todo.
Si fuese necesario se le agrega más harina. Se forma una masa tierna y se vuelca sobre una mesa enharinada y se empieza a trabajar amasándola hasta que quede bien homogénea y elástica.
Se forma un bollo y se coloca en un recipiente enharinado. Se cubre con papel film y con un lienzo. Se deja en reposo hasta que duplique su tamaño. El tiempo que lleva este proceso siempre está relacionado con la temperatura ambiente del lugar pero es fácil darse cuenta ya que la masa queda semejante a un globo bien inflado.

Relleno. Se mezcla la manteca con el azúcar hasta formar una crema. Se incorporan las nueces picadas y los quinotos cortados a la mitad. El chocolate se pica grueso y se reserva.

Armado de la rosca. Una vez pronta la masa se vuelca sobre la mesa ligeramente enharinada y se amasa un poco para quitarle el aire y que vuelva a su volumen normal.
Se divide en dos partes iguales y se estiran con un rodillo de forma rectangular hasta que tengan 5mm de espesor aproximadamente.

Se divide el relleno en dos partes y se cubre la masa con él pero sin que llegue a los bordes.
En el centro y a lo largo se ponen los trozos de chocolate.
Se doblan los bordes de los costados y el opuesto al nuestro y se enrolla flojo hasta el final.
Se toma un extremo y con la otra mano se va torneando un poco el rollo para que tenga una forma distinta.
Se le da forma de rosca y se pegan los extremos con huevo.
Se acomodan en placas enmantecadas con la unión hacia abajo y en el medio se pone un molde circular ( por ejemplo un vaso) para que cuando leve y se esté cocinando no se una la masa en el centro.
Se pinta con huevo batido y se deja descansar un rato para que se relaje nuevamente. Aproximadamente 15 minutos.

Se lleva a un horno bajo de 170º precalentado durante 12 minutos y luego se aumenta a 190º para que termine rápidamente de cocinarse y dorarse.
Una vez cocidas se retiran y se acomodan sobre una rejilla. Una vez fría se pueden dejar así o bien pincelar con jalea caliente y decorarla a gusto con nueces, cerezas y chocolate.