Saltar al contenido

Pastelitos criollos típicos de dulce de membrillo

Pastelitos criollos típicos de dulce de membrillo
4.6 (92.86%) 14 votes

Los pastelitos criollos son típicos de Uruguay y Argentina. Se pueden rellenar con dulce de membrillo o dulce de batata pero los pastelitos típicos se rellenan con dulce de membrillo. Se hacen con una masa hojaldrada que cocida resulta crocante y deliciosa. Se fríen y una vez cocidos se espolvorean con azúcar impalpable o se pincelan con almíbar y se decoran con granas de colores.

pastelitos dulces criollos

Cantidad: 10

INGREDIENTES

Masa de hojaldre

½ kg de harina 0000 o la que puedas conseguir (500 gramos)
1 o 2 cucharaditas de sal
1 huevo
50 gramos de mantequilla
2 cucharadas de vinagre de alcohol (el vinagre es transparente como el agua) (o cualquier bebido alcohólica fuerte)
1 taza de agua tibia aproximadamente (250cc)
Aceite para pincelar la masa
3/4 taza de almidón de maíz (fécula, espesante)
1 cucharada de polvo de hornear (levadura química, leudante)

Para rellenar

Dulce de membrillo cortado en cubos
Azúcar impalpable (glas, pulverizada)

PREPARACIÓN

Y para ver Paso a Paso la preparación de esta masa de hojaldre y de los pastelitos criollos hacer click aquí: Masa de hojaldre paso a paso

Tamizar la harina, y la sal y colocarla en un recipiente.
En el centro poner el huevo, el vinagre y la mantequilla a punto pomada.
Ir agregándole de a poco, suficiente agua tibia hasta formar una masa de consistencia tierna.

Amasar muy bien hasta que la masa se note sedosa, lisa y no se pegue ni en la mesada ni en las manos.

Terminar el proceso de la masa, tomando la masa y levantándola hasta la altura de nuestra cabeza y golpearla contra la mesa 20 veces.
Con esto nos aseguramos que la masa está en su punto justo.
Envolverla en papel film y dejarla en la heladera unas horas para que descanse.

Retirar de la heladera e ir estirando con el palote hasta que la masa esté bien fina de 1 o 2mm de espesor.
Continuar estirando hasta lograr el mínimo espesor posible.
Pincelar toda la superficie de la masa con aceite.

Aparte, cernir el almidón de maíz con el polvo de hornear de forma que se mezclen bien.

Espolvorear con ayuda de un colador pequeño, toda la superficie con la mezcla de almidón de maíz y polvo de hornear.
Empezar a doblar la masa bien floja dándole forma de rollo.
Una vez terminada de doblar queda con una forma de cilindro alargado.

Se toma uno de los extremos y se dobla hasta la mitad del rollo.
Se toma el otro extremo y también se dobla hasta la mitad del rollo, uniéndose en el centro los dos extremos.

Por último se hace otro doblez tomando la mitad de la masa arrollada, doblándola a continuación de la otra mitad.
Con este doblez último la masa queda con 4 rollos o cilindros de doblez.

Se envuelve en papel film o en una hoja de nailon.
Se lleva a la heladera para que descanse durante unas horas.
Se retira de la heladera y se corta un trozo de masa.

Se estira de aproximadamente 4 o 5 mm de espesor.
Con un cortante cuadrado de 7cm x 7cm se cortan varios cuadrados.
En cada cuadrado se coloca en el centro un cubo de dulce de membrillo.

Se pincela con agua todo alrededor del dulce (sin mojar los bordes).
Se cubre con otro cuadrado.

Se pasan los dedos por todo el contorno donde está el dulce para que la masa quede bien pegada.
El resto de la masa no se humedece ni se toca para que el hojaldre no se cierre.

Poner abundante aceite en una cacerola con borde alto y no demasiado grande.
Se lleva a calentar el aceite.
Cuando al introducir un trozo de masa en el aceite, ésta sube enseguida a la superficie rodeada de globitos, es señal que el aceite tomó la temperatura adecuada.

El aceite debe estar caliente pero no hirviendo.
Se cocinan 1 o 2 por vez no más.

Se coloca 1 pastelito en el aceite.
Se trabaja con 1 cuchara y 1 tenedor.
La cuchara nos ayuda a sostener el pastel sin dañarlo.

El tenedor lo utilizamos para abrir el hojaldre en todos los bordes del pastel.
Con las puntas del tenedor vamos despegamos las hojas de hojaldre de todos los costados rápidamente. A la vez vamos haciendo girar el pastel.

Cuando el pastel tiene todo el hojaldre abierto, se baja la llama y se termina de cocinar el pastel con menos calor.

Una vez que se cocinan 2 o 3 pasteles se apaga un poco el fuego para que el aceite no tome mucha temperatura.
Luego se prende nuevamente y se continúa la cocción.

Al retirarlo del aceite se apoya sobre papel absorbente y se espolvorea con azúcar impalpable (glas, pulverizada).