Tarta alemana con puré de manzana y crema chantillí

Es una tarta fina y delicada donde las manzanas, combinadas con el resto de los ingredientes la transforman en una especie de budín. No es empalagosa. Los contrastes de sabores, entre lo crocante de la masa, las manzanas no demasiado azucaradas y la acidez que aportan los quinotos, con ese toque de crema la hacen de un gusto bien alemán.

Porciones: 14 o 16

INGREDIENTES
Masa de tarta
2 y ½ tazas de harina (300 gramos)
2 cucharadas de leche en polvo
½ taza de almidón de maíz (55 gramos)
3 cucharaditas de polvo de hornear (leudante, polvo químico)
1 cucharadita de sal
Ralladura de piel de limón a gusto
½ taza de azúcar (100 gramos)
170 gramos de manteca pomada (mantequilla) o manteca vegetal
2 huevos
3 cucharadas de yogur natural para tomar la masa

Relleno
1kg de manzanas peladas y cortadas en cubos
Jugo de medio limón
1 taza de azúcar (200 gramos)
200 gramos de migas de torta (pueden ser galletitas dulces)
4 yemas
1 cucharada de gelatina sin sabor (7 gramos)
35cc de agua
½ taza de crema de leche (nata) (125cc)

Para decorar
½ taza de crema de leche (nata) (125cc)
2 cucharadas de azúcar impalpable (glas, pulverizada, lustre)
Quinotos en almíbar o cerezas

PREPARACION
Masa de tarta. Cernir la harina junto con la leche en polvo, el almidón de maíz, el polvo de hornear y la sal.
Poner en el vaso del procesador en este orden, huevos, la mitad de la harina cernida, la manteca, la piel de limón, el azúcar, el resto de la harina y el yogur.
Procesar solo lo necesario para que los ingredientes se unan y formen un bolo.
Llevar el vaso con la masa a la heladera y dejarlo hasta que esté fría y firme la preparación.

Aclaración. Las manzanas deben pesar un quilo luego de estar peladas y cortadas.

Relleno. Poner las manzanas, el jugo de limón y el azúcar en un recipiente de loza. Mezclar y dejar una hora para que la fruta se impregne con el azúcar y el limón.
Luego ponerlas en una cacerola y llevarlas al fuego hasta que rompa el hervor, bajar la llama y cocinar hasta que el puré tome cierta consistencia.
Retirar e incorporar las migas, dejar enfriar un poco.

Hidratar la gelatina en el agua y luego disolverla en el microondas (pocos segundos para que no llegue a hervir) o en un baño María suave y fuera del fuego.

Verter la gelatina en el puré de manzanas y luego las yemas mezclando bien.
Dejar que esta preparación enfríe bien.

Armado de la tarta. Enmantecar y enharinar un molde rectangular de 30×12.
Estirar la masa de 4mm de espesor (reservar un poco para la decoración) y forrar el molde.

Aparte, batir la crema de leche a medio punto y agregársela a las manzanas.
Volcar todo el relleno sobre el molde forrado.
Acomodar los bordes de masa en forma decorativa y retirar el excedente.
Con la masa sobrante cortar medallones chicos y terminar de decorar.

Llevar a un horno precalentado a 180º durante 40 minutos o hasta que se note la masa cocida y algo dorada.
Retirar y dejarla enfriar para luego desmoldar sobre rejilla.

Decoración. Se decora una vez que la tarta esté bien fría.
En este caso utilizamos quinotos en almíbar para decorarla y pincelamos la parte central de la tarta con el almíbar de los quinotos (los bordes no).
Se bate la crema de leche con el azúcar hasta que esté espesa. Se pone en una manga con boquilla rizada y se decora los bordes de la tarta. Se lleva a la heladera y se retira 10 o 15 minutos antes de servirla.