Bombones de menta

Cantidad: 18

INGREDIENTES
200 gramos de baño Wilton o fondant
50 gramos de chocolate cobertura semi amargo
1 cucharadita de esencia de menta

Para el baño
chocolate cobertura templado

PREPARACION
En este caso de empleó un resto de baño Wilton que sobró luego de cubrir una torta. Se puede emplear fondant que se compra en comercios de venta de artículos de repostería.

La receta y explicación del baño Wilton se encuentra haciendo click aquí:[receta:320]

Baño Wilton. En este caso como el baño se encontraba en la heladera para llevarlo a temperatura ambiente se puso a baño María un momento hasta que se ablandó un poco.

Una vez blando se pone sobre la mesada, se abre un poco la masa y se le agrega la esencia.
Se va amasando hasta que la esencia esté integrada.

De la misma forma se procede al integrar el chocolate cobertura fundido a baño María ( con el agua caliente pero sin que llegue a punto de hervor ).

Una vez formada nuevamente la masa, se estira con ayuda de un palote y de un poco de azúcar impalpable ( se utiliza apenas un poco de azúcar ).
Se estira de aproximadamente 8mm de espesor.

Se cortan en cuadraditos.
Se apoyan sobre una rejilla y se dejan orear durante 8 horas como mínimo para luego bañarlos.

Si se utiliza fondant se pone a baño María para ablandarlo y se le agrega la esencia y el chocolate.

Baño de chocolate. Picar el chocolate y poner la mitad en un bol a baño María con agua caliente sin que llegue a punto de hervor, con el fuego apagado.
Ir mezclando el chocolate cada tanto hasta que esté disuelto.

Retirar del baño María e incorporar el resto del chocolate.
Continuar mezclando suavemente hasta que esté todo disuelto.
Si no se lograse disolver todo el chocolate se coloca nuevamente el bol a baño María pero solamente durante dos segundos y se vuelve a mezclar.

Se toman de a uno los bombones y se apoyan en un tenedor y se va bañando toda la superficie, luego se da vuelta y se termina de bañar.
Se apoya sobre papel blanco (papel sulfito, papel de panadería, papel manteca) y se dejan secar.

Si no se consumen enseguida se pueden guardar en cajas llenas de papel celofán cortado en tiras.