Tamales de elote

Se conocen como "tamales de elote" a una crema realizada con granos de maíz o elote y envuelta en las hojas del elote. Se cocinan al vapor.

Es una preparación que puede ser tanto salada como dulce, que tiene muchísimos años y es de origen indígena. Se piensa que es originaria de América Central y América del Sur, aunque con certeza no se sabe.

Hay muchas formas de prepararlo. Nosotros elegimos ésta:

Cantidad: 5 tamales

INGREDIENTES
5 elotes con las hojas
150 gramos de mantequilla
1 taza de azúcar (200 gramos)
1 cucharadita de polvo de hornear (levadura química, leudante)
Pizca de sal
Vainilla para saborizar la crema o alguna bebida alcohólica
Harina de maíz cantidad necesaria

PREPARACIÓN
Cortar ambos extremos de los elotes para retirar mejor la hoja sin que se rompa.

Quitar todas las hojas que lo recubren y lavarlas y secarlas bien.
Con un cuchillo bien afilado cortar a lo largo de la mazorca para retirar los granos de elote.

Colocarlos en el bol de la procesadora y procesar hasta formar una pasta.
Dejar en un colador y dejar que elimine el líquido que se va formando.

Aparte batir la mantequilla con el azúcar hasta formar una crema.
Agregar el polvo de hornear, la sal y la vainilla.

Incorporar el elote.

Agregar harina de maíz hasta que absorba el líquido que suelta el elote.
La cantidad de harina de maíz será de acuerdo al líquido que elimine el elote.
El punto es cuando vemos que la preparación está bastante seca.
Aproximadamente se podrá utilizar un poco más de 1 taza.

Se toma una hoja del elote y se rellena con 1 y ½ cucharada de relleno.
Se enrolla y se dobla uno de los extremos.
Se van acomodando en la vaporera con la punta doblada mirando hacia el fondo.

Se cubren todos los tamales con capas de hojas del elote para que durante la cocción no se humedezcan.
Se pone un poco de agua caliente en la vaporera y se tapa.
Se lleva al fuego, y cada 20 minutos aproximadamente se controla el agua y a medida que se va consumiendo se va reponiendo.

Se deja cocinar aproximadamente 1 hora a partir que empieza el hervor.
Se sabe si está cocido, cuando al abrir uno la hoja se despega de la crema perfectamente.