Parfait de menta

La palabra parfait es de origen francés y significa perfecto, quizás quién lo inventó descubrió que la combinación de sus ingredientes eran exactos y de ahí su nombre. Consiste en un postre helado que se elabora con dos o más ingredientes y se saboriza con chocolate, café, licores etc. Su preparación es cremosa y de sabor intenso que se lo aporta el ingrediente principal que le da el sabor. La cremosidad se lo da la integración de un alto contenido en grasa como lo es la crema de leche (o nata). Justamente este aporte al ser abundante no permite que el helado cristalice, dejándolo con la textura de una crema.

INGREDIENTES
1 taza de azúcar (200gramos)
¼ taza de agua
5 yemas
1/4 taza de licor de menta
Gotas de esencia de menta a gusto
1 taza de crema de leche (nata) (250cc)
2 cucharadas de azúcar impalpable, (lustre, cristalizada)

PREPARACIÓN
Poner las yemas y el licor de menta en el bol de la batidora. Reservar.

Aparte, poner el azúcar con el agua en una cacerola chica.
Llevar al fuego y cuando rompe hervor comenzar a batir las yemas con el licor.

A medida que el almíbar hierve se va espesando y formando en la superficie cientos de globitos que van reventando y volviéndose a formar.
Este sería el momento de retirarlo pero para estar seguros que estamos en el punto justo introducimos un tenedor en el almíbar, lo retiramos inmediatamente y soplamos entre los dientes con fuerza. Si sale una serie de globos nos confirma que es el punto justo.

Agregarlo en forma de hilo donde tenemos las yemas batiendo. Desde lo alto y desde un borde así el almíbar baja hasta el fondo y envuelve toda la preparación con el calor dejándolo bromatológicamente apto para ser consumido.

Una vez vertido el almíbar continuar con el batido hasta que enfríe y esté a temperatura ambiente.
Colocar la crema de leche en un bol y éste a su vez dentro de otro con mucho hielo para mantener fría la crema.

Agregarle el azúcar y batir hasta que esté espesa.
Añadirla a la preparación anterior en forma envolvente y agregarle las gotas de esencia de menta con cuidado de ir probando para que no quede demasiado fuerte y malograr la preparación.

Distribuir en copas y espolvorear con chocolate rallado, o nueces picadas o almendras peladas y fileteadas.
Llevar a la parte más fría de la heladera y dejar que enfríe bien.