Saltar al contenido

Mermelada de manzanas para diabéticos y celíacos



Califica la receta

Se empleó en su elaboración fructosa que es un azúcar extraído de las frutas. La fructosa no aumenta la glucosa en sangre, tolerándola las personas diabéticas mejor que otros azúcares. Endulza el doble, usándose la mitad, pero con cuidado porque tiene el doble de calorías.

INGREDIENTES
2kg. de manzanas verdes ( grand smith )
Jugo de medio limón
Jugo de una naranja
2 litros de agua
250 gramos de fructosa

PREPARACION
Lavar las manzanas, quitarles el cabo y cortarlas en cuartos.
Ponerlas en una olla alta y agregarle el agua.
Tapar la cacerola y cocinar a fuego bajo hasta que estén tiernas.

Retirar y esperar que enfríe un poco y luego colarlas.
Apretar un poco la fruta con un tenedor para que suelten toda el agua y dejarlas un rato en el colador.

El agua se reservó y se utilizó para hacer jalea de manzana.

Una vez frías las manzanas, se retiran las semillas y luego se procesan o se licúan.

Se ponen en una cacerola junto con el jugo de limón y la fructosa.
Se lleva a fuego suave revolviendo cada tanto y se va haciendo en etapas.

Se deja media hora, se apaga el fuego y se deja en reposo hasta el día siguiente.
Al día siguiente se le agrega el jugo de naranja y se continúa la cocción media hora más aproximadamente.

Se deja en reposo y al día siguiente se termina de hacer.
Se conoce su punto cuando la preparación está espesa y al pasar una cuchara de madera por el fondo se separa formando un surco que no se cubre enseguida.

Con estas cantidades sale exactamente un kilo de mermelada.
Para conservarla conviene dividirla en pequeñas porciones y guardarla en el congelador retirando a medida que se necesite.


Mostrar botones
Comparte en Facebook
Compartir en Pinterest
Ocultar botones